Siempre que nos hacemos con un nuevo instrumento nos preguntamos que accesorios extra vamos a necesitar. Aquí tienes un listado básico y dónde encontrarlos:

  • Funda: cambios de temperatura, golpes y humedad pueden hacer que la vida útil de la guitarra y su calidad sonora se vean perjudicadas. A la hora de seleccionar una funda tendremos en cuenta el uso que le vamos a dar y el valor de la guitarra que va a transportar. Para nosotros, la mejor solución relación precio/protección la encontramos en “fundas de foam“, las cuales pesan poco y absorben muy bien los impactos.
  • Ayudas ergonómicas: la posición en la interpretación marca la diferencia. Encontrar la herramienta que nos ayude a encontrar la mejor posición y en la que nos sintamos cómodos tiene que ser uno de nuestros primeros objetivos. Para ello, los tres accesorios más utilizados son el “alza pie de guitarra“, “ergoplay” y “gitano“.
  • Afinador: los dos factores esenciales que marcan el principio de una buena interpretación son la afinación y la calidad del sonido. ¡Nunca podemos empezar a tocar sin asegurarnos de estar correctamente afinados!. Recomendamos los “afinadores de pinza” ya que ocupan poco espacio y no se ven afectados por el ruido ambiente.
  • Metrónomo: sentir el pulso, interpretar y moverte con él es el trabajo diario del músico. El estudio acompañado del metrónomo/base musical/banda debe de ser la forma principal de estudio en el día a día del guitarrista.
  • Atril: el atril nos ayudará visualizar cómodamente aquello que tenemos que tocar mejorando directamente nuestra interpretación e higiene postural.
  • Soporte de guitarra: uno de los factores limitantes a la hora de llevar a cabo nuestra rutina de estudio es la falta de tiempo. Tener la guitarra fuera de la funda y en un lugar seguro nos asegura poder disponer de ella en pocos segundos… ¡solo nos queda cogerla y sentarnos a tocar!. Recomendamos los soportes que recogen el mástil ya que son más seguros para nuestro instrumento.
  • Cuerdas de repuesto: sacar la guitarra para practicar y tener que guardarla porque le falta una cuerda… ¡No nos lo podemos permitir!. Tener a disposición un par de juegos de cuerdas evitará que esto nos suceda.
  • Púas y limas: para la guitarra eléctrica y acústica será conveniente disponer de dos clases de púas según lo que vayamos a interpretar: para rasgueos utilizaremos púas de dureza media y para punteo púas de dureza alta. En la guitarra clásica, la longitud y pulimento de las uñas serán la clave del sonido final de nuestro instrumento, un buen set de limas nos ayudará a conseguir el mejor.